Prácticas en Empresas 2014 – 2016

Prácticas en Empresas 2014 – 2015

Ahora que da comienzo el nuevo curso 2015 – 2016 en la Universidad de Málaga, a los alumnos ya matriculados y los que aún están presentando la documentación necesaria, se les genera la siguiente pregunta: ¿Dónde hago mis Prácticas en Empresa?. Esta pregunta se antoja más que importante para los alumnos, ya que van a pasar tres meses de su vida incorporados al organigrama de una empresa, y una buena “elección” es primordial.

Los alumnos desean realizar unas prácticas empresariales que les resulten provechosas, para sacarle a esos tres meses el mayor jugo que puedan, aprendiendo el máximo, cometiendo errores y aprendiendo a subsanarlos o ampliando sus recursos tanto técnicos como personales. En definitiva, que este corto pero intenso periodo inmersos en el mundo laboral acabe con un bagaje lo más positivo posible.Prácticas en empresas

La Cátedra de Viabilidad Empresarial de la Universidad de Málaga, desde sus inicios, ha focalizado en estas prácticas uno de los principales servicios para sus empresas partners y los alumnos de la Universidad de Málaga, con el objetivo de fomentar la transferencia de conocimiento entre el mundo profesional y el académico. Como bien dijo el presidente de la Cátedra, D. Daniel Pastor Vega en una entrevista realizada por el diario Sur: “Queremos evitar que haya más fuga de talento en Málaga”.

Esto nos lleva a hacer un pequeño análisis sobre las prácticas en empresas que se han gestionado a través de la Cátedra de Viabilidad Empresarial durante el curso pasado (2014 – 2015).

Un total de treinta y seis empresas del sector malagueño y otras con sede fuera de la provincia, forman la red de Partners de la Cátedra hasta la fecha. Entre ellas podemos encontrar despachos de auditoría o abogacía, asesorías contables, fiscales y laborales, empresas informáticas, hoteleras, de construcción, de restauración, agencias de comunicación,…

Durante el año pasado, un total de cuarenta y siete alumnos realizaron sus prácticas en empresas en las distintas entidades que forman la Red de Partners de la Cátedra. Estas prácticas en empresas se de dividen en dos grupos, curriculares y extracurriculares. Las curriculares, que son una asignatura más del actual plan de estudios y por lo tanto, no conllevan remuneración para el alumno, supusieron un 70% de las prácticas gestionadas por la Cátedra. Por su parte, las extracurriculares vienen como una más que merecida “recompensa” por el excelente trabajo realizado por los alumnos dentro de las empresas durante esos tres meses, ya que en la gran mayoría de casos son una renovación de las anteriores prácticas curriculares. Y ahora sí, reciben una compensación económica.

Por último, y no por ello menos importante, un dato más que interesante y del que estamos muy orgullosos en la Cátedra. Del total de alumnos que han realizado prácticas en empresas a través de la Cátedra, siete de ellos han sido incorporados de manera definitiva en las plantillas de sus correspondientes empresas.

Así, de este dato se desprenden dos conclusiones. Por un lado, que las empresas se van concienciando cada vez más de la inminente necesidad de incorporar  “nuestro” talento al tejido empresarial, en vez importarlo de otros países. Y, por otro lado, la excelente valía de los alumnos, que demuestran su capacidad y predisposición a la hora de afrontar nuevos retos y responsabilidades.